ALBERTO MARTÍN GIRALDO (1978) / UNA INTIMIDAD GUARDADA

alb

  • El gallego MARTÍN Giraldo no se propone con su quehacer riguroso romper la intimidad de lo representado, sino rescatar una visión que sea inextinguible y al mismo tiempo también eco de la diversidad paisajística y urbana.

albe

  • Esa luz fría es un sol calcinado que embarga las propiedades perceptivas y poetiza los espacios en el que se insertan.  Les procura la emoción estética que se expresa como el hilo de una senda que cada ves que se recorre es distinta.

alber

  • Es un ya maestro que sabe enfocar con agudeza todos los horizontes y desde ellos marcar las señales del retorno de la mirada, ofreciendo así una realidad viva que, al mismo tiempo que está depurada, es una sintonía del existir y un reflejo vivo de la memoria física del presente. 

 

albert

La vida es, finalmente, un gran insomnio y hay un sobresalto de lucidez en todo cuanto pensamos y hacemos.

(Fernando Pessoa)

Anuncios

JORGE JIMÉNEZ DEREDIA (1954) / NO SÉ VIVIR SIN ELLAS

ESPACIO DE VIVENCIAS PLÁSTICAS

jim1

  • Me quedo con la frase relativa a lo de que el arte revela el fundamento del universo a través de los significados sensibles de la imagen y el símbolo. Y también esta otra de Walter Gropius referente a que “la destreza es esencial en todo artista. Ahí reside una fuente de imaginación creativa”.  

jim2

  • Las esculturas del costarricense DEREDIA reflejan cruces de referencias y concepciones, de lo sensual y de lo táctil, del volumen y de la forma oval y esférica, de su simbolismo maternal y hierático, de sus cuerpos sólidos y compactos, que paulatinamente van adquiriendo la constitución de una efigie mítica.   

jim3

  • Pero también hay una sensualidad potente a partir de su frialdad manifiesta, una sensualidad emanada de una carne gruesa y pulida que encuentra y muestra la realidad de su procreación.  

jime¿Quién pronuncie las palabras inútiles me compensará de la sangre y de la indecisión?

(Fernando Pessoa)

Ver la entrada original

ARCO 2018 / FÁBULAS

barc

  • El hijo contemporáneo le dice a su padre moderno: Padre, dame la parte de la herencia que me corresponde. Una vez en su poder emprendió el viaje a tierras lejanas, donde dilapidó cuanto tenía llevando una vida desenfrenada.  

jon

  • No recordó a Tertuliano, Orígenes, Clemente o Cipriano, que pasaron por ese mundo antes que él: obispos que pisaban por donde habían pasado parricidas y rameras, santos que se despezaban entre sí a cuenta de un vocablo, farsantes a quienes se recompensaba por mentir, hipócritas que se vanagloriaban de su doblez. 

cecilia

  •  Maltrecho y decrépito se preguntó: ¿Asistiremos a los últimos tiempos de los que hablaron los profetas? De momento, abuelo arte, te pido que como tal ungido me expulses para así no demorar la ruina de tu reino.

Y todo esto es una visión que se extingue en el mismo instante en que es tenida, entre nada y nada, etérea, en lo alto, en tonalidades de cielo y niebla, indefinida y prolija.

(Fernando Pessoa)  

ALBERTO REGUERA / UNA ÍNTIMA PERCEPCIÓN DEL YO

Alberto Reguera 2017 150 x 150 x 13 cm (2)

  • Estas obras del segoviano REGUERA estarán en ARCO y allí podrán ser contempladas en el stand de la galería Fernández-Braso. Como uno de los grandes representantes de la pintura española en los circuitos internacionales, su producción contiene un manifiesto geológico y telúrico de máxima hondura.       

Alberto Reguera 100 x 100 x 13 cm técmnica mixtaJPG (2)

  • En sus espacios y superficies la materia se expresa inicialmente como es para después, capa a capa, transfigurarse y dar a conocer una señales y significaciones que tienen en la pigmentación, en las rugosidades, en los sedimentos, la clave plástica de una ontología secreta y milenaria.   

Alberto Reguera 2017 100 x 100x 13 cm pg (2)

  • Una experimentaciones que nos arrastran a unas experiencias, visuales, táctiles, sensitivas y cognitivas que son únicas en la medida en que tales creaciones también lo son. Su recorrido no debería acabar, demanda una proyección ilimitada, pues ni siquiera las esquinas quieren quedar olvidadas porque son las que proporcionan el último verso. 

Alberto Reguera 2017 100 x 100x 13 cm jpg (2)

  • El trabajo de este artista ya ha estado presente innumerables veces en mis blogs, pero es que siempre aporta, dentro de la simbología abstracta que la define, los avatares de un código singular que él siempre está ampliando, renovando, transformando, hasta conseguir la dimensión exigida por una irradiación y aureola que serán la plasmación íntima de una metamorfosis en el seno de la mirada.     

Alberto Reguera 2017 100 x 100 x 13 cm jpg (2)

Contemplar es para mí un éxtasis íntimo y postizo.

(Fernando Pessoa)

MIGUEL ÁNGEL SALVÓ REYES / SON RETRATOS DE AHORA QUE HAN QUEDADO GRABADOS EN EL TIEMPO

sal

  • Sus rostros son contemporáneos, con los rasgos de una belleza fría y genética, de escaparates y sueños, de felicidades entrevistas y pendientes de captura, casi sin  tener presentes todavía las arrugas de la piel.

sal20180218_175022 (2)

  • Pero el cubano SALVÓ, con esa maestría formada y lograda en los mares de fondo verde, no tiene piedad al entronizarlas en espacios configurados para verter la sangre de unas guerras del hambre. ¿La simbología corresponde a una inocencia y hermosuras condenadas e ignorantes de esa sentencia eterna?  

salv

  • La espiritualidad negada de estos retratos, que siempre es una constante en la producción de este autor, se ha hecho dimensionando con rigor la perfección pretendida en los primeros planos y la fogosidad, pasión y ardor en los segundos.  En cierto modo es un artista medieval del presente, de fuerte convicción y fe, incluso de exaltación cuando se trata de su quehacer artístico. 

salv20180218_175051 (2)

Me he creado eco y abismo, pensando.

(Fernando Pessoa)

ANTONI HERVÀS (1981) / SON LOS ESCENARIOS DE CADA DÍA

antoni-hervas-misterio-caviria-2

  • Si la experiencia estética ha de significar el paso de lo viejo a lo nuevo, también ha de implicar el avance de lo conocido a lo desconocido. El barcelonés HERVÀS lo entiende como un más allá, como la configuración de unas candilejas con atavíos de discoteca.  

antoni-hervas-misterio-caviria-12

  • No llego a estar a la altura de Danto, para quien la ambición más importante de una teoría del arte sería el explicar la escena del arte reciente. Primero, porque el panorama teórico actual ofrece un aspecto tan plural como práctico. Segundo, porque siempre hay diversas teorías compitiendo para elucidar lo que son los fenómenos artísticos, Y tercero, porque si la interpretación es creativa y constitutiva de las obras, es porque el que la contempla  la siente, una vez del todo asimilada, como parte de sí mismo y no al revés.  

antoni-hervas-misterio-caviria-16

  • Esta producción incita a un bailongo durante el día, a un carnaval a la noche y a una maldición al alba. Es mural callejero, teatro y sala de fiestas. Una estética profana que en su coreografía interactuamos y lo que es peor: no nos libramos.  

antoni-hervas-misterio-caviria-17

Y yo he de sentir siempre, al igual que los grandes malditos, que más vale pensar que vivir.

(Fernando Pessoa)

ALEJANDRO DE LA GUERRA (1986) / SOY MÁS UNA MÁSCARA QUE YO MISMO

Vivencias Plásticas

ale9 La máscara es nuestro ancestral instrumento para ocultarnos y transformarnos. La utilizamos para llevar a cabo nuestra metamorfosis aunque siempre será inútil, seguimos siendo lo que somos, aunque ya estamos impregnados de cierta magia, de cierto secreto que guardaremos toda la vida.
alej
Por eso el nicaraguense DE LA GUERRA nos muestra esa ceremonia como una sucesión de máscaras en las que además ampararnos, en las que refugiar nuestro eterno miedo a la muerte, a la que quizás así queremos engañar.
alej1
Es una desesperación que toma rasgos estéticos para así afrontar mejor ese tránsito y también ese trance que queremos que sea un itinerario único, en el que si hay un dilema nunca se acabe, esté infinitamente presente. Es nuestra supervivencia y la continuidad de la máscara.
alej6
¿Qué me importa la palabra que me nombra
si es indiviso y uno el anatema?
(Jorge Luis Borges)

Ver la entrada original