Mes: julio 2010

EDUARDO ROCA SALAZAR (1949) / LA NEGRITUD PLÁSTICA

  • De la extensa nómina de artistas cubanos que han pasado por este blog me he dejado a CHOCO, posiblemente porque a menudo es compleja la apropiación visual de una obra que remonta orígenes, rebasa estaciones y configura al final genes étnicos y ancestrales.

    • Signos y genealogías se confunden, se fusionan para clarificar un lenguaje que hace del mestizaje -¿hay algo que no sea mestizo o mulato en Cuba, tal como insistía Carpentier?- un poema plástico basado en los fundamentos de las estrías, las arrugas, las incisiones, las rayas, las texturas -siempre la labor del tiempo señalando las agujas de su poder- y la envoltura alquímica del color.
      • A modo de efigies rituales, colocadas en altares, nos involucran en la ceremonia de mirar más allá de lo que se representa y más acá de lo que es. Y no hay que ceder un ápice si nos hablan, nos interrogan, si las raíces de una veta cultural y visionaria nos proclaman sus herederos, pues sus pretensiones están ahí marcadas, en el soporte, tal que un icono del pasado se hace presente y viceversa.

        • Con ello el autor, en esa propuesta tan fértil, nos hace depositarios de un legado pictórico que acumula significaciones de toda índole, que se gestan sobre sí mismas, su historia y su imagen, y están abiertas a transmitir y diseminar toda una polifonía de rasgos, seres, rostros, que son el cruce de sangre de percepciones espirituales que necesitan ser obra y materia, piel y barro, pueblo y patria.

ALFREDO SOSABRAVO (1930) / ESPIANDO AL CHIVO

  • El cubano SOSABRAVO robotiza mediante un artificio la fantasía, para que los ecos de los sueños infantiles nos visiten metamorfoseados en multicolores personajes de cada una de sus historias, que también son las nuestras.
    • Por eso descongela el centelleo de esas fisonomías, hace irradiar esas ficciones en la imaginación y en la penetración de la mirada, reposa su mundo en las vivencias plásticas de un espectador que ha renunciado a la observación. Prefiere éste embarcarse en el recuento visual de una figuración que estampa su fulgir desde unas bases que ya no son mediadoras, simplemente han pasado a formar parte de un escenario que tiene la misión de destellar.
      • Hay una liberación del encuadre y de la misma geometría -y de la acentuada grisura de la melancolía en las circunstancias actuales de esa insularidad-, y hay un raciocinio del color con vistas a potenciar la ensoñación que se encuentra en él. También se disfruta de un misterio y de su elocuente secreto.

        • Si su obra es un espejismo netamente tropical, nos envuelve con todo su aroma y esplendor. Y si es un refugio ante lo inexistente, ante la carencia acelerada, nos viste la contemplación con una nueva morada. Si la ocupamos podemos alentarla y prolongarla; si, por el contrario, desistimos, desperdiciaremos un feraz imaginario, otro vocabulario con el que narrarnos del modo que necesitamos.

      • El Malecón nos detiene ante la entrada. Mi amigo Humberto y yo debemos escucharle atentamente. La victoria es nuestra, nos dice, por saber esperar, porque la vida es larga y el sacrificio inocente. Pero si se parte sin aguardar, el sacrificio lo haré largo y además hiriente. No ha añadido nada sobre el ron, mal asunto.

JEAN MIOTTE (1926) / EL CAOS MONTA UNA FIESTA

  • La fuerza del trazo no hace más que canalizar una energía en pleno caos. Luego, cuando está agotada, analiza sus miedos confesos en la superficie y le devuelve cierta serenidad, una placidez que se va iluminando poco a poco y recobrando el sentido de lo que nunca dejó de ser pictórico.

  • El francés MIOTTE no le teme a los encasillamientos, ni a los que desdeñan lo previsto, sino a las pérdidas del acontecer, el no recordar, el desconocer, de ahí la rabia inicial y después el deslumbramiento final.
    • Ha triunfado en un proceso que genera desviaciones, inseguridades, involuciones; ha vencido por encima del control que unifica sobre lo falso; ha cobrado ventaja y pujanza respecto a lo que le persigue y acosa.

      • Nosotros, espectadores, también obtenemos las formas que deseamos, las que nos transportan desde afuera hacia dentro siguiendo los meandros del rojo, amarillo, azul, negro y blanco. Podemos llegar muy lejos, sin prisa y con la angustia inflamando el acervo de una visibilidad desvelada.

        • No establezcamos parámetros ni patrones, permitamos que las huellas sean sus propias huellas y que las pisadas en un espacio tan virgen no queden más que como pensamientos expresados y no callados.
        • Ni tampoco encubramos con la mirada aquello que silenciamos, la incomunicación no ha enmudecido, simplemente el autor la ha convertido en una confidencia y un destino.

PETER HOWSON (1958) / ¿QUIÉN SABE VIVIR SIN ÉPICA?

  • Parece que en los últimos años la épica ha desaparecido de la pintura. Y no es por razón de haber abusado de ella en ese ámbito expresivo, sino probablemente porque una sociedad enferma de globalización y escepticismo no la ha necesitado.
    • Pero el escocés HOWSON ha surgido para tatuar la epopeya en sus más siniestros trances, hasta dejarla tan carente del significado que es su condición, que lo que vemos es su contrario, celebrando con ello intencionadamente la glorificación de una historia criminal digna de ser sacralizada mediante su bendición plástica.

      • Ha desvirtuado los proscenios ceremoniales, desmitificado las quimeras, embrutecido los anocheceres y amaneceres, desatado las tinieblas de la desolación. Mas nos queda la odisea visual, la entronización del desprecio y del odio, que no es poco. Y quizás la parodia de unos ojos y de una mente que ya reconocen, o lo han hecho siempre desde los lindes de un rostro hibernado.
        • Su mayor descubrimiento ha consistido en cubrirnos de infamias -sabe que nos divierte-, en dibujarnos con las insignias cromáticas del esperpento, de lo bestial, de lo bárbaro y despiadado, y, sin embargo, la mirada la mantenemos viva, descarnada, impertérrita ante su obra. No nos escondemos, incluso quisiéramos formar parte de ese entramado que es nuestra propia sustancia, nuestro más íntimo soplo estético, el que se conforma y guarda en el silencio de una memoria oreada, impregnada del viscoso sentir de un tiempo averiado y cerrado a cal y canto.

SUBASTAS DE ARTE II

  • – El catálogo es el instrumento básico de marketing de una casa de subastas.

  • – Josh Baer, de The Baer Faxt:
  • “Muchos artistas a los que ahora les va bien no tendrán ningún valor dentro de diez años”.


  • – El mercado Warhol es, seguramente, el más complicado dentro del arte contemporáneo”.

  • – Para los coleccionistas, las tres D son las causas básicas e históricas que explican la mayoría de las ventas en subastas:
  • “Deceso, divorcio, deuda”. Y una cuarta sería devolución.


  • – Sarah Thornton:
  • “Un sentido plástico del coleccionismo de arte bien podría relacionarse con la búsqueda de la juventud y el decidido intento de rejuvenecer a través de la posesión de novedades”.
  • – Amy Cappellazzo, de Christie´s:
  • “Siempre sospeché que las estrategias de puja tienen que ver con la práctica sexual de los licitantes”.

  • – Precios récord en arte contemporáneo:
  • Benefits Supervisor Sleeping, de Lucian FREUD, 33,6 millones en 2008.
  • Hanging Heart (Magenta/Gold), de Jeff Koons, 23,6 millones en 2007.
  • Lullaby Spring, de Damian Hirst, 22,7 millones en 2007.
  • False Start, de Jasper Johns, 17,7 millones en 1988.


  • – Francis Outred, de Sotheby´s:
  • “Hoy en día muchos de los artistas logran el éxito sobre bases netamente comerciales”.

  • – Reproducciones de obras de ELENA RATO, GRAYSON PERRY, NATALIA PASTOR, WOLFGANG TILLMANS y TOMMA ABTS.

SUBASTAS DE ARTE I

  • – Christie´s y Sotheby´s controlan el noventa y ocho por ciento del mercado mundial de subastas de arte.

  • – Christopher Burge, de Christie´s:
  • “Una subasta es una de las cosas más aburridas del mundo”.

  • – Sara Thorton:
  • “La mayoría de los artistas jamás han asistido a una subasta de arte y no tienen muchas ganas de hacerlo”.
  • “Los marchantes y galeristas del mercado primario suelen ver a las subastas como algo amoral, casi maligno”.
  • “Muchos perciben a las subastas como el barómetro del mercado del arte”.
  • – Philippe Ségalot, consultor de arte de unos de los hombres más ricos de Francia:
  • “La mejor posición dentro del mundo del arte es, de lejos, ser coleccionista”.
  • “Yo nunca leo sobre arte. No me interesa la literatura sobre arte. Yo miro. Estoy convencido de que una buena obra habla por sí misma”.
  • – ¿El arte sólo vale lo que alguien esté dispuesto a pagar por él?

  • – Probablemente sean Bélgica y Suiza los países que tienen la mayor proporción de coleccionistas de arte contemporáneo.

  • – Uno de los más grandes estímulos para participar en una subasta radica en el hecho de ser visto.

  • – Mujeres artistas que han roto la barrera de un millón de dólares en una subasta:
  • Louise Bourgeois, Marlene Dumas, Agnes Martín, Cecily Brown, Yayoi Kusama, Bridget Riley, Jenny Saville, Cindy Herman y Lisa Yuskavage.

  • – Reproducciones de obras de FRITZ KOENIG, ERNST FUCHS, NISSAN ENGEL y FRIEDENSREICH HUNDERTWASSER.

ODD NERDRUM (1944) / ÉXTASIS ESCATOLÓGICOS

  • ¿Es la soledad en tinieblas la que incita a sufrir y plasmar visiones tocadas por cuerpos en los que lo escatológico ha anidado en su doble vertiente? ¿La belleza, la gracia y los excrementos son convidados de ultratumba además de la muerte?
    • ¿O son representaciones anatómicas configuradas bajo claroscuros flamencos las destinadas a realizar un diagnóstico del estado del autor y su mundo? ¿Quizás también un imaginario preso de angustia por lo repetitivo, inarticulado, anodino y deshumanizado?

      • Tal vez no haya hábitos, y menos conceptuales. para enfocarla ni desearla, pero su perfección, casi diría que absoluta, soportará ciclos, incertidumbres, posmodernidades y ojos fatigados por tanto insomnio visual.
        • La mirada de nadie quedará inmune, ése es su propósito, su finalidad visceral, que no tiene la voluntad de devastar sino de levantar otro haz de cuchillos que golpee unos espíritus que transcurren sin observar.
          • La obra de la sueca NERDRUM constituye una insólita vivencia en los albores del siglo XXI, la cual, en su retraimiento, ofrecerá un refugio para muertos, eremitas, visionarios, resucitados, coristas, beldades descompuestas, bailarines espectrales y espectadores encubiertos celosos de su clandestinidad infecta.


            • Mi amigo Humberto me dice que El Malecón ha prohibido que toquen los habitantes de su territorio el pasodoble “Machaquito”. Me explica que lo identifican con él por haberle cambiado la letra con la que empezaba: “A dónde va, Machaquito, con esa capa de gala….”. Ahora es: “A dónde va, Mal…., con esa puta tan mala….” ¿Tú la conoces? Pues no, me contesta, pero me la imagino. Y con el ron nos fuimos.