JOAQUÍN RUBIO CAMÍN (1929-2007) / UNA APUESTA CONSIGO MISMO

  • El artista asturiano, paisano mío, RUBIO CAMÍN se acostaba apostándose una imagen y se levantaba con la urgencia de otra que ya no era la misma aunque fuesen iguales.

    Por eso lanzaba con sus hierros exclamaciones verticales al cielo en búsqueda de una inyección de sueños. O departía con seres innombrables después de esculpirlos. No entraba en sus perspectivas reducir los encuadres, fundirlos en un único tratamiento, perdería su condición telúrica si incurría en ello.

    El imaginario, agente insatisfecho, nos devora precisamente en aras de trocar la materia, de obligar a narrarla y concebirla conforme al tiempo y la realidad de su existencia en cada instante, abriendo con ello la modulación de un espacio que aguarda su configuración con portentos físicos que formarán parte de nuestra visión.

    He ahí, por consiguiente, esa maquinación del autor, ya alertado nuestro conocimiento de espectador, que en aras de una ramificación aérea, inventa y derrama una auténtica filigrana de naturaleza invencible.

    En definitiva, sus obra aparecen como fetiches metafóricos de lo ligero, erecto y grácil, o como entes alegóricos de lo voluminoso, corpulento y recio. Circunscripciones de lo que siendo desconocido nos es familiar y afín a la mirada.

    Anuncios
  • Responder

    Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s