BRENDA ZLAMANY (1959) / EXCESIVA CERTIDUMBRE

  • Estas obras de arte que se han bañado el sábado para que el domingo, limpias, puedan mudarse y ocupar su espacio, ya no son las mismas. La noche les ha dejado costras en sombras.

 

  • Hasta hacen sentir daño esos retratos que se han cansado de fingir y muestran sus escamas cenicientas en aras de una plasticidad que de tanto señalar lo auténtico, nos ofrece el pavor insobornable de un ser de carne.

  • No hace falta decir que es una pintura elaborada desde bases históricas y planteada, no como una revisión, sino como una hechura que se va formando mediante certidumbres ilimitadas, técnicas enriquecidas y hallazgos vaticinados.

  • Hay conmoción y presente en tensión con el pasado en este conjunto de piezas, análisis de un sentimiento profundo, mil vicisitudes y un rumbo que asoma para marcar cicatrices en la piel y en las miradas. Quizá queda margen para eso soledad situada y meditada que se desprende de la espesura de unos bustos que no pueden evadirse de la magia del origen y de la impureza mortal.

 

  • No sé si son mis ojos o mi sangre
  • los que cambian.
  • Si mi sangre se vuelve oro, si mis ojos
  • fruta madura.
  • Mi única certeza
  • que todo lo veo dorado.
  • (Alberto Vigil-Escalera). 
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s