SAMUEL SALCEDO (1975) / EGOS ARTIFICIALES

  • No es tan difícil mirar la obra del catalán SALCEDO si apelamos a Van Gogh en aquello que escribía:

 

  • “Mi gran deseo es aprender a hacer deformaciones, o inexactitudes o mutaciones de lo verdadero; mi deseo es que salgan ya a flote, si se quiere, también las mentiras que sean más verdaderas que la verdad literal”.

  • Y tampoco es tan impermeable si nos atenemos a lo que afirmaba De Sanctis: ” el saber encontrar la expresión más completa de la cosa existente”.

  • No hay interpretaciones absolutas, ni siquiera racionales, pero sí que se produce una alteración de nuestro entorno al transformar nuestras percepciones, lo que nos confiere, en calidad de espectadores, energía, orientación, sentido participativo y la angustia por el pensamiento de no pertenencia posterior.
  • El artista encontró la materia y la definición adecuadas y nos transmite el conocimiento acerca de cómo  observar y discernir el mundo que nos rodea (John Dewey). Así lo divisamos y así lo sentimos.
  • Se oía a sí mismo como una calabaza hueca y seca que suena discordante al remover de sus semillas. Y eso era lo que le dolía: el polen ni fecundo ni fecundante (Alberto Vigil-Escalera). 
Anuncios

Un comentario sobre “SAMUEL SALCEDO (1975) / EGOS ARTIFICIALES

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s