GRANT WOOD (1891-1942) / UN PAÍS DESNUDADO


Casi no logramos abarcar ese paisaje roturado entre hondonadas calibradas, en perspectivas geometrizadas que alinean tierras fértiles y parceladas con un sentimiento bucólico.
Sus habitantes, metafóricas franquicias de la visión rural norteamericana, aparecen como el trasunto renacido de un Van Eyck, como la gloria inconmovible de la gestación de una nación.
El movimiento regionalista estadounidense quiso rescatar lo que consideraba una pintura esencial autóctona para que un pueblo llegado en oleadas la entendiese y supiese captar, como si en ella estuviese fraguada el origen de una patria con historia que celebrar.
En WOOD prima la mesura, la definición compacta, un dibujo diseñado firmemente conforme a un plan premeditado, con un color configurado como una estructura, como insignia y símbolo, conjugado con una calma idílica que sostiene la representación en esas exactitudes de exaltación ideológica.
Fue un frente contra lo importado como extraño, ajeno y desarraigado. Él también lo era aunque de signo diferente y con horario cerrado.

La vida es intensamente amarilla como una manzana que fuese cortejada en primavera y en invierno poseída (Alberto Vigil-Escalera).

Anuncios

Un comentario sobre “GRANT WOOD (1891-1942) / UN PAÍS DESNUDADO

  1. My partner and I stumbled over here by a different
    web address and thought I might as well check things out.
    I like what I see so now i’m following you.
    Look forward to finding out about your web page again.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s