VOLKER STELZMANN (1940) / ¿QUÉ HEMOS DE SER?

¿Podemos decir que toda la actividad plástica en Occidente, igual que la filosófica, ha sido acometida desde un principio como una especulación sobre el ser?
¿Están en la obra del alemán STELZMANN los diez conceptos elementales del pensamiento aristotélico: sustancia, cantidad, cualidad, relación, lugar, tiempo, situación, posesión, acción y pasión?
Lo cierto es que en la pintura de este artista, plena de figuración y realismo, todas las posibilidades están abiertas y se contemplan unas a otras. Pero es básico observar la interioridad de esos personajes, después su expresión, sus gestos, su rabia o su indiferencia. Uno es un Greco que con la mano en el pecho oficia de incrédulo de este devenir que ya está siendo.
Un cromatismo seco, calibrando una claridad que no está para fiestas, aísla contornos, recrudece la atmósfera que ambienta el espacio del que podemos obtener todas las referencias probables y oportunas.
Mientras las representaciones, que parecen palabras sordas (no hay una sola boca abierta), nos llevan a multitud de reflexiones, las imágenes en sí fundan un imaginario visual que es memoria viva, una historia que no se cuenta pues para eso se pinta.

Así pasa la vida, como raro espejismo.
¡La rosa azul que alumbra y da el ser al cardo!
Junto al dogma del fardo
matador, el sofisma del Bien y la Razón!
(César Vallejo).

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s