NINO LONGOBARDI (1953) / ME DICEN QUE NO PUEDO SEGUIR JUGANDO

Yo, como italiano, le digo a Paul McCarthy que no se ha perdido en nuestra cultura la auténtica percepción de la existencia; ni siquiera la oculto, al contrario la muestro como prueba de ese juego fascinante que es el fin de la misma volviendo a la vida.
Y si, según él, lo único que hacemos es vagar por lo que nos parece que es la realidad, yo merodeo por la construcción de sus referencias, crónicas y llamadas desde otras reseñas y relaciones. Que, además, no soy consciente de que estoy vivo, me increpa, pues estoy muerto, sin embargo, existo, siento, respiro, y comparto.
LONGOBARDI, perteneciente a la transvanguardia, nos sorprende con la idea puesta y ya dormida, con la siesta plácida del que no se arriesga y se salva de la ingravidez del averno. Él está aquí para eso, para que el descanso eterno se vaya con incienso y con la dicha de mirar lo cierto.

Con la huida luz, murieron los colores
y el vivir ya no pertenece
más que a persecuciones de espectros.

El pensamiento se ahoga en los recuerdos
y sólo la sombra acompaña mi paso.
(Giuseppe Ungaretti).

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s