JORGE BARBI (1950) / NO VUELVO A HACERLO CONTIGO

Yo soy absolutamente contemporáneo, pues hago un trabajo muy especializado, empleo nuevas tecnologías, mezclo géneros y materiales, exploro insólitas formas y experimento con innovadores campos artísticos.
Claro que como soy el gallego BARBI y no paro de preguntar e indagar, para eso poseo una mascota en los huesos y mi silueta está en la pared encadenada a ella, como signos de una rebelión que siempre está aplazada, como los símbolos y maneras de una época que hace del concepto el misal y de la puesta en escena el ser y no ser.
Pero también se pone de manifiesto un humor solapado de dimensión crepuscular, decadente, frío y malencarado. No hay razón por eso para quejarse sino para establecer deducciones que almuerzan con el disimulo y la cuestión que se cuestiona.
Que la percepción de esta obra no conlleve hábitos de lloro ni figuraciones inexistentes, que no echamos en falta el muecín convocando a la oración, ni el clarín del despiece, pues es cierto, como que lo es el que tan sólo hemos de asistir y mirar una ceremonia que ha perdido de vista el ritual porque estaba pensando en la consunción del pene. Punto final.

Me instalo en el mundo
propenso a condenar
cada día
más
mi corazón de hombre
(Giuseppe Ungaretti).

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s