RUDOLF SCHWARZKOGLER (1940-1969) / ¿TANTO ODIO SIENTO?

Marc Fumaroli se despacha a gusto:
“Las recetas del arte contemporáneo en sentido oficial y mundial, por todas partes por donde se vende, se compra y se publicita, es la provocación, el exceso, el neodadaísmo escandalizador que encanta a los beaubourgueses superlativos de la nueva Aldea Global. Su esencia es destructiva y deseducativa; tiene vocación, como el dadá, de agitar, desestabilizar, derribar, en lugar de fijar unos puntos de referencia que no engañen y de los que nuestro mundo desbrujulado anda muy falto”.
Este austriaco, SCHWARZKOGLER, se acerca a esa definición sin importarle un comino, él tuvo la impostura legítima como marca y signo de la casa, como vocación de odio hacia sí mismo y hacia los otros, los que miran y no saben ver.
¿Que me mutilan? ¿Que me torturan? ¿Que mi cerebro está horadado? ¿Que mi pene es una compresa carnívora? De ser el arte conocimiento y reconocimiento, ésta es su oferta: sacrificio sin tregua, asco, repulsión, ofrendas de carne y cuerpo que se vende sin esperar perdón.
A la hora de perecer le llegó su momento álgido, porque le impusieron los santos óleos cuando la defecación era el legado conminatorio de su último adiós performativo. Y los mirones nos hemos quedado sin acción a la espera de otro consuelo.

Poesía,
tristeza honda y ambición del alma,
¡cuando te darás a todos…..a todos,
al príncipe y al paria,
a todos……
sin ritmo y sin palabras.
(León Felipe).

Anuncios

Un comentario sobre “RUDOLF SCHWARZKOGLER (1940-1969) / ¿TANTO ODIO SIENTO?

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s