PIERRE HUYGHE (1962) / OTROS MODOS DE COMPARTIR LO QUE ASIENTO

Lo que la exhibición nos brinda tiene la función de atraer en sus múltiples efectos, desde el ingenio a la significación, desde el entendimiento hasta el encanto visual, ponderando su arquitectura técnica y su metodología en la utilización de los recursos.
Para encontrar una manifestación de esa naturaleza no tenemos más que situarnos ante las instalaciones del francés HUYGHE, síntesis de conciertos de imágenes, escenarios, atmósferas, ambientes y entornos de luz y planificación.
De despegues y aterrizajes metafóricos podríamos hablar largo pero no tendido, o de alegorías de un mundo irreconocible, incluso de estrategias en que de lo que únicamente se trata es de ver lo imposible y seguir vivo y con capacidad de continuar mirando.
Cada despliegue tiene su propia maniobra, cada ejercicio marca su íntima evolución, y el requerimiento final bascula entre una contemplación indefinida y un reconocimiento alcanzable, remontable, no ignoto.

Conformada la virtualidad de los espacios, no nos sentimos cabizbajos ante tanta formación imprevisible, pues el azar es la trampa de lo predecible querida por el artista.

Cada hombre solo. Yo solo,
solo, sí,
solo,
solo,
flotando sobre el mar,
sobre el lecho profundo de mi llanto
y bajo el palio altivo de los cielos…..
altivo,
silencioso
y estelar.
(León Felipe).

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s