MARÍA LASSNIG (1919) / SALGAMOS DE DUDAS

¿Cuál es la intención de su pintura? Y Bacon responde: “yo siempre he deseado hacer formas”. Nada más. Y nada menos. Lo demás corre a cargo del que mira, si es que sabe mirar o lo está haciendo poco a poco.
Para Ojetti la cuestión se revela de otra manera:
“En la pintura, ni la composición, ni el diseño, ni las veladuras, ni el claroscuro merecen hoy atención”.
Sin embargo, la obra de la austriaca LASSNIG no admite resabios de jurista, sí, en cambio, eso de que son colores de agua en el cuerpo de la conciencia, o también de que es una desintegración que retoma otra integración, entre lo grotesco y lo satírico, mas también, asimismo, un acto realizado en la forma adecuada a una intencionalidad ética y estética.
Son configuraciones desde una lucidez en la que querría atrincherarme como un espectador de paso, lo cual no puedo, ni tampoco incurrir en lo esotérico o críptico. Entonces ¿qué queda?

No sé si sabremos medir y escrutar propuesta tan obvia, de sótano confeso, plagado de quimeras. La alucinación de esas presencias, la violencia que canta en esa cripta, tienen las visiones completas, pagadas y ahítas de certezas una vez ha sido cobradas las piezas. Es algo más de nosotros mismos si seguimos con este delirio.

¡Oh, puristas y estetas!
Aún no está limpio vuestro verso
y su última escoria ha de dejarla
en los crisoles del infierno.
Aquí van los artistas sodomitas,
los pintores bizcos y los poetas inversos.
(León Felipe).

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s