EUGENIO MERINO (1975) / AGACHADO, DE RODILLAS Y ERECTO

Entre el New Museum del Bowery, de Nueva York, y el nuevo Museo del Palais de Tpkyo, de París, entre la Feria de Arte Contemporáneo de Basilea y la de Miami, se trata de quién va a ir más lejos en la instalación efímera de desperdicios, de inmundicias, de abyecciones, de fotografías escatológicas y criminológicas, todas vías negativas y deprimentes que pretenden abrir la puerta a un concepto de lo sagrado cuyo secreto sería el arte el único en poseer, pero del que sólo la clientela millonaria de los nuevos ricos de la nueva economía global posee los medios, así como el gusto, de permitirse el lujo de su celosa y caprichosa posesión (Marc Fumaroli).
De acuerdo con lo citado anteriormente, el mensaje artístico del español MERINO se haría humo, ni siquiera quedaría la contradicción que, cantando bajo la luna, se dispararía y todos sus recursos dramáticos se limitarían a una comedia bufa de quitar mucho y poner poco.
No obstante, la percepción está equivocada en su enunciación -¿es una realidad histórica la que se plasma en términos de resituar la esfera de la estética?-, pues el problema es de lo que se configura: una farsa, una mascarada, tan hiperbólica como las letanías metafóricas ideológicas que pretende cuestionar.

Es verdad que lo contemporáneo conjuga casi en su totalidad con el controvertir, lo absorbe por completo, pero no podemos olvidar que el objeto y su valor estético no tienen motivos para degradarse . El ir tan lejos conlleva el riesgo de que el significado, después de devorar el significante, quede arruinado, tenga que pedir un préstamo y no se lo concedan. Estamos en crisis, le recuerdan.

No cabe duda que el artista ha hecho un gran esfuerzo para que su obra sea una simbiosis del sentir y el entender. Ese sentir que despierta, aviva y es fuego reanimado por el entender (María Zambrano). Y reúne las características físicas de una historieta, cómic o tebeo que entre lo que son y manifiestan se hacen poseedores de símbolos configurados para comuniones, bautizos o museos de urnas plastificadas. Todo cabe, entra y penetra.

Que la audacia algunas veces tiene premio no es argumento para una discusión aceptable. Sí lo será cuando sea un clamor de esperanza o una resurrección de los vivos además de los muertos.

Quiero saber dónde vivo.
¿Hay tantas sombras,
tantas telarañas
y tantos fantasmas aquí, dentro!
Tú eres la Poesía, la Verdad y la Luz.
¿No es así?
(León Felipe)

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s