REGINA SILVEIRA (1939) / REFUGIOS SIN SUEÑOS

Nos cubrimos con bóvedas que nos sirvan de refugio para que la mirada apague nuestros miedos, nos evite las sombras, nos incorpore a esas emanaciones de altura que funcionan como seos de recogimiento y concentración.
Las formas acaban siendo el sello de un estilo, un tanto referente del modernismo, otro tanto de la concepción actual de lo visual, que plantea un crisol tan refinado como poderoso.
Para la brasileña SILVEIRA lo que ha de rodear al hombre es un entorno enriquecido, sembrado de alusiones ópticas, de entidades entre lo formal y lo natural, y que siempre ha de servir de reclamo en orden a llenar de contenidos contemplativos que han de operar sobre la iniciación de nuevos imaginarios.
Por tanto, no separamos las visiones para con el fin de integrarlas en otro contexto, las dejamos que sean cunas para ejercer el sentido de la imaginación y el alivio de la repetición.
Mi hermano cubano Humberto Viñas, apoyado en un muro del Malecón, me confiesa que está envejeciendo más rápido porque la mirada está cansada de ver siempre la carencia de lo mismo. Lo mismo que la sociedad, le respondo, pues nadie cree que diga sobre ella más de lo que cualquier hombre dice sobre sí mismo (cita de un autor conocido, condenado e incorrecto).

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s