SUN YUN (1972) & PENG YU (1974) / RECUENTO DE DONES

Las últimas oleadas artísticas chinas son demoledoras. Casi habría que encontrar nuevos nombres para modos de percibir hasta ahora desconocidos (Hélène Cixous).
En los chinos SUN Y PENG celebramos la victoria del visible, el quebrantamiento de lo arquetípico, la vulneración de lo sublime. Son otros cánones, si es que llegan a serlo, que interrelacionan lo biológico, zoológico, existencial, social y político.
Y el trasfondo es patético, repulsivo, transido, porque si es una lectura que llega al límite no sabe que lo más característico y abundante del universo físico es la nada. Al desconocerlo la puebla con sombras sin realidad, o sólo la aparente y deshilachada.
Es evidente que lo conceptual está agotando todos sus escenarios, incurre hasta en imitar desvaríos que quieren significar algo aunque sea de forma aleatoria. Si toca, toca, y si no toca, que retoque.
No obstante, nos queda la melancolía de mirar un universo gélido a modo de máscaras vacías, de imposturas fonambulescas. Quizás sea en el fondo la meta de estas obras sucias, ahogadas y aparentemente desesperadas.

Heme ya libre de ensimismamiento.
Mundo en resurrección es quien me salva.
Todo lo inventa el rayo de la aurora.
(Jorge Guillén).

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s