GONZALO PUCH (1950) / VISITAS SIN CITA PREVIA

Cuando se señaló que Duchamp había democratizado (y socializado) el objeto artístico, en el sentido de que todo objeto tiene el mismo derecho a formar parte de un museo o de una galería de arte, no se había podido sospechar la repercusión que llegaría a alcanzar. Hoy lo estamos conociendo y valorando, aunque tampoco sabemos pronosticar el momento de su declive o su transformación, esto último la ecuación más probable.
Pero el español PUCH, fotógrafo y experimentador de innovadores ingenios y mecanismos visuales, trata de que esos artificios intuidos sean atmósferas y espacios articulados que funcionen como un engranaje de vastas configuraciones telúricas y ambientales.
No sólo trabaja con todo tipo de materiales, sino que sabe obtener las texturas que se concentran en ellos, unificando sus modos con procesos que abarcan el compendio y la definición de un todo en lo expuesto.
Por eso, la plástica del mensaje final, acabado, conserva un halo mágico, la esencia de un fenómeno que reúne lo excepcional de la luz, de lo físico, de la conmoción que fluye ante nuestra mirada con una delicada parsimonia, como una procesión cuya única rogativa sea el mundo y su reivindicación.

Con la pesadez de todo mi vivir,
Los ojos espesos, descanso en lo bello,
Divisaba clamando un ciprés serio con forma de flecha.

Las paredes pedregosas carcomidas por su existencia,
Se visten con ropaje blanco, forjado en tu farol
Con tiestos en el alféizar.

(José Luis Álvarez Vélez).

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s