FRANCISCO GOVÍN (1968) / ¿POR DÓNDE HE CAMINADO?

Se ha llegado a decir que la pintura expresiva era reaccionaria en su intención y cómplice en el apoyo a las bases de las élites tanto dentro del arte como de la política. ¿Tantos de estos desatinos son necesarios para tener que volver al sistema de la pintura y abarcar todos los arquetipos con un nuevo significado? Ni tanto ni tan calvo.
Las cosas tienen que tener la claridad suficiente para saber que el espíritu de la pintura (nuevo, viejo, de futuro y de más allá del futuro) hace impensable que la representación de experiencias humanas pueda excluirse alguna vez de ella. Y sin esas connotaciones que no pueden ser que fruto de masturbaciones impotentes.
Y con la obra del cubano GOVÍN esas experiencias son nuestros caminos de sombra, nuestras bajadas a esos infiernos metafóricos en que desnudos de alma pero no de tiempo, somos signos de ideogramas en una caverna.
Las manchas blancas en la piel refulgen para señalar el carácter plástico de una lepra que carcome, que infecta un festín de cuerpos que no han sabido vivir por el temor a morir, ni morir por el horror a vivir.

Es verdad que las tinieblas no nos divierten, y éstas, tal como las expresa y configura el artista, nos sumen en una conspiración del tránsito, en la implacabilidad de su rumbo, en el fallo de una condena insoslayable y en el castigo liberador.

Porque ante la confabulación estética del sino, nos queda la duda de la liberación final, pues ya estamos descargados, sin necesidad de tormentos, casi quietos o extendiendo los brazos empeñados en borrar culpas. Por tanto, en esta plasmación figurativa dantesca, rica en lecturas y apropiaciones, el delirio está controlado, es cerebral, y anuda la metafísica del tinte con la resonancia blanca. Todo ello sin introducirnos en la explicación de contextos que son los que son y están.

Lo que os dije. Nunca vamos a dejar de estar en carnaval en El Malecón. Ahora aparece “María les Campanilles” envuelta en un sudario pero con la calavera y los huesos de la manos al descubierto. Traer más ron y ni se os ocurra dormiros.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s