DOSSOU AMIDOU (1965) / SOMOS UÑA Y CARNE

El etnocentrismo está desnudo si prescinde de lo periférico, de su cultura y de su saber, de su arte. Porque lo que empezó siendo un fetichismo ritual de invocación hoy es una manifestación estética de lo totémico y cósmico.  Esas cabezas, talladas y coloreadas por Amidou, artista de Benin, poseen la magia inconfundible de una visión contextualizada, que ha depurado siglos de existencia. Cubren los horizontes de un continente, la vida simbólica y alegórica de todos lo que lo habitan y lo constituyen. 

Estatuillas, máscaras, amuletos, talismanes marcan y señalan el regocijo plástico de un mundo viejo, exponente de luz y de color. Sus creaciones se disfrazan de lo que son, aunque sea un compendio que se agite sobre las testuces y quede labrado en ellas.

¡Cuántas de estas imaginerías no han sido fuente de inspiración para nuestros anquilosados logos! Y lo siguen siendo debido a su determinación conceptual, a sus metamorfosis que no cesan de deparar otros diálogos con la forma, otro enfoque de lo que multiculturalmente es posible, incluso un mestizaje que incite a la dicción artística a nuevas eclosiones.

“El Agoiro” se nos aparece en El Malecón para predecirnos el futuro. Hasta las olas dejan de oírse. Nos dijo a Humberto, a Felipe y a mí que nos íbamos a morir. Sólo eso. Le despedimos con un vaso de ron y su retrato bañado en sal. Con tal vaticinio nos podíamos dar con un canto en los dientes. 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s