MICHEL SAZARIN (1943) / ¿CÓMO CONFUNDIRME DE TEXTURAS?

 

La pintura ya no soporta que le midan el tiempo. Ni el que se fue ni el que le queda. Ella es orgullosa e indómita y, lo más importante, cuando no estemos seguirá aguantando.

Al alemán SAZARIN lo que le permite esta dama es el acopio de sensaciones e iluminaciones que con una extrema sensibilidad expresa encantos fantásticos, sublimes,  callados de tanta voz remota.

La magia de esas texturas , de esas “no-formas” que hacen más visible la conformación de unas masas cromáticas danzarinas, en movimiento, regurgitando superficies impredecibles, es una perversión para la mirada, cuyo único objetivo es penetrar y quedarse, vivir dentro y no en un exterior inhóspito que ni siquiera protege.

A este artista el encuentro con el acto pictórico, la práctica, la ejecución es su máximo enunciado, después la resolución surge como una virgen desconocida pero no por eso depurada de impurezas, salvando distancias entre el frío del entorno y lo cálido del contenido.

Es poesía que sustancia en sí por su carácter aparentemente introvertido, mas cuyo significante es una irisación posada en el espacio que habitamos desde la emoción y la pasión por contemplar lo ingénito e inmanente. 

Todo lo que se deja caer,

mirada al pasar

y el sueño al decaer.

La llama que se sabe alzar.

El sueño que cae.

La cal fugaz

que quiere destrenzar

símbolos en la pared.

(José Lezama Lima).

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s