RICHARD STANKIEWICZ (1922-1983) / NO SOY NINGUNA CHATARRA MARGINADA

En este trance depresivo por el que atravesamos es aconsejable mudar nuestros hábitos, acordar otras percepciones y comprensiones del fenómeno estético. Aunque visto lo visto tampoco es tan difícil, ya estamos hechos a todo.
Tratar de no vararnos, esa es la cuestión que pillada a contrapié nos sirve para entender una realidad que se nos resiste, que es como si ya no contara con nosotros, espectadores y habitantes.
Tal empeño viene a colación del encuentro con la chatarra y su potencial plástico, el que aglutina artificio, creación y material de desecho. Éste era el quehacer del norteamericano STANKIEWICZ, cuyas obras son un prodigio nacido de lo desperdiciado, arrojado y despreciado. Reciclaba este ingrediente hasta que la dicción se hiciese expresión de una fisonomía de ser, constituyendo su propia entelequia inteligible e inteligente.
La chatarra es una derivación del yo y como tal es fruto final si la mediación sabe lograr su fibra ontológica, extraer todo su potencial semántico y evolutivo.

A mitad de camino de la vida
yo me encontraba en una selva oscura
con la senda derecha ya perdida.
(Dante Alighieri).

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s