MARÍA LUISA PACHECO (1919-1982) / SON VICISITUDES QUE ENCUENTRO

Una unidad integradora es lo que pone ante nuestra mirada con su obra la boliviana PACHECO, ya que no es un puro formulismo sin significado sino todo lo contrario. Es una realidad que no está arrancada a trozos sino que postula una geometría de acervos culturales, topográficos y plásticos que mixturan orígenes, formas, planos y un sentido hondo de la tierra.
No hay tonalidades amorfas, ni meros destellos sin materia, ni faldas de luz volubles. Hay autonomía, construcción y esqueleto formal, correspondencia entre conceptos estilísticos y una significación de raíces orográficas y antropológicas.
Desde ese mundo de resonancias cósmicas se desvela una creatividad que ha sabido buscar las señas de identidad artística y personal, además de un paisaje de ecos llenos y compactos, de silencios guardados durante milenios hasta ahora, que son capaces de revivir en un lenguaje nítido y transfigurado.
Ir Humberto, Felipe y yo al Malecón y acabarse el ron es todo uno. Pero aparecieron los Megadenses (Oscar Wilde), que nacen viejos y van creciendo más jóvenes cada año y luego mueren niños, que lo compartieron con nosotros mientras escuchábamos su historia. Si la contásemos nadie nos creería.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s