ANYA GALLACCIO (1963) / LO DE AFUERA VIENE HACIA ADENTRO

Todo lo que es nuevo, tanto en tecnologías como espacios, ofrece la posibilidad de recorrer sin límite un itinerario de decorados para sumergirnos en un universo cada vez más onírico.
Pero también hay que incluir todo gama de materiales, sustancias, productos, incluso los orgánicos, las naturalezas vivas y muertas, y hasta los más impensables. La tramoya ha de ofrecernos un acontecimiento visual único que nos atraiga y nos asombre a través de la mirada en un primer momento.
Después viene o no a cuento el marco para la reflexión y la emoción, para el diálogo y la colaboración con la obra y su creador, que en este caso es la escocesa GALLACCIO, la cual toma como motivo un sentido ecológico y poético sobre lo que nace y es destruido, consumido, utilizado, a pesar de que la tela de araña nos tiene atados bajo condena. La música ya no suena.
La conjugación de todas estas elucubraciones entre visionarias y plásticas tiene el sabor y disfrute de lo posmoderno, del reflejo de una sensibilidad convaleciente del propio perfume de su éter esparcido.
Aquí se fue el sonido a su cascada.
La seda cariciosa fue rasgada
y el que se iba tuvo tiempo de oír: piérdete.
(José Lezama Lima).

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s