DAMIÁN HIDALGO BULTÉ (1971) / NO ENCENDER

Al cubano HIDALGO no le sirven otras piruetas metafóricas más que las que tienen una luz apagada y encendida por las velas, porque éstas tienen otros propósitos sean devastadores o protectores. Si busca alimentar su obra gracias a ellos, es su quehacer el que está en juego al reunir, sin equivocarse, las piezas que necesita.
El hecho de que su microcosmos sea una continuación poética de su intimidad y ésta se configure con cirios, nos conduce a una visión sobre una realidad que piensa en sí misma en relación con los medios de que dispone y con las ansias en las que no confía.
Quizás lo más primordial para este artista es que la imaginación plástica no le traicione, que sus confidencias, a la luz inversa de bujías que no mienten, sean leales y vayan creando esos recipientes visuales en los que depositar rastros de vida aunque sea con una muerte escupida.
Una eternidad sucia, confundida, que da tropezones en la ley matinal
y se reconoce y se come a sus hijos,
como el caballo de la noche
que relincha sin tregua.
(José Lezama Lima).

Anuncios

2 comentarios sobre “DAMIÁN HIDALGO BULTÉ (1971) / NO ENCENDER

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s