CHEN WENLING (1969) / NO TENGO FRÍO

chen En el arte contemporáneo la potencia del objeto se abre camino a través de todo el juego de simulación y simulacros, a través del artificio mismo que le hemos impuesto (Baudrillard).
chen-wenling_god-of-materialism
Para el chino WENLING este juego es la suma de alcanzar un absoluto, lleno, en la configuración significativa, de argucias, artimañas y artilugios. La treta ha de ser convincente para verla como una comunicación y romper con los imaginarios habituales, además de ser un muestrario infantiloide entre asociaciones y sorpresas, sensaciones confusas y reflexiones monstruosas de recreo.
chen-wenling_sculpture-vienna
De ahí la necesidad de que sus esculturas, para que tengan el impacto preciso, requieran tamaño, aparato, escenario y un discurso elaborado con retazos de ideología doméstica aliñada con malversaciones de dimes y diretes.
chen-wenling_what-you-see-might-not-be-real-700x467
Lo cierto es que tras esa habilidad que exhiben repican la ironía, el humor, la burla, lo cual hace merecedor a su trabajo del indulto y el perdón. Su visión procede de que el arte camina con todo y con todos, no en vano hay una clemencia estética y una indulgencia plástica. Así pues, reciba nuestra mísera bendición y siga cosechando rebozos.
chen-wenling-second-exhibition-hall
Acaso después de todo
sepamos lo que nos falta.
Lo que la vida nos niega
quizá la Muerte nos traiga.
(Carlos Salomón).

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s