CARLOS GARCÍA-ALIX (1957) / NO TENGO NADA DE QUE HABLAR

cGarcia1z Me siento y no soy capaz de decirme nada. Una bruma lo cubre todo. Mi propia encarnadura no me sirve. Al final me dejo caer y morir entre los sueños y los relatos de mis libros.
cGarcia2z
Todo se ve frío, abandonado, oscuro. Los viejos se consumen porque están siendo víctimas de un derrumbe del que fueron deudores, y lo serán siempre, ya no tienen fuerzas ni energías para cambiar su historia.
cGarcia4z
Para el español GARCÍA-ALIX la pintura es una catarsis, suya y nuestra, y como tal no tiene que especular ni ofrecer liturgias formales, crípticas o de tratamiento teleológico. Simplemente ha de ser una imagen en que cada espectador contemple su respectiva metafísica implacable del tiempo, de la desolación y soledad que no tienen cura, del fin que ninguna cantina a la vuelta de la esquina puede remediar.
cGarcia6z
Era roja esa voz en el ocaso;
cuando la noche sus horrores trama,
vuelve su resplandor: sangre que clama
al cielo ese de los hombres, raso.
(Ángel González).

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s