RAFAEL MUNDI (1948) / ME DEJAN SIN PODER AVISAR A NADIE

mu Esos colores envuelven en la neblina a unos personajes que son un reverso que nunca cita para salvarse del olvido. El español MUNDI por fin se la ha dado. Con ello, la disección de ellos mismos pasan a utilizar el espacio como un santuario al que acogerse, ocultar su deformación, ridiculizarse y odiarse o amarse llegado el caso.
mun
Que el artista tenga ese sentido íntimo de la historia pequeña no nos desconcierta, nos asombra sus propuestas desequilibrantes y al mismo tiempo tan bien estructuradas, a las que como espectadores nos quedamos enganchados imaginándonos, o más que imaginándonos.
mund
Tienen estas pinturas algo de lo que está ocurriendo ahora a media luz, en un amanecer que nunca despierta, con una sensación que nos ahoga por no saber de donde viene y desde donde volverá para atraparnos.
mundi
No achaques a tu edad
este desinterés, la indiferencia
-casi desdén-
con que miras la vida.
No culpes a tus ojos fatigados.

La fatiga
no está en los ojos que miran,
está en todo lo que ven.
(Ángel González).

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s