CURRO GONZÁLEZ (1960) / NO SE LO CREAN

cu Son momentos de desacralización y contrasentidos, esos motores de la vida artística, tan inseparables de la creación como del juicio, que decía Robert Klein.
cur
Y en caso del sevillano CURRO GONZÁLEZ son algo más, porque hay una poderosa concreción y determinación en su imaginería caótica, sarcástica e irónica de lo indescifrable, sin que nos haga falta a ponernos a dar claves que no existen. Mixtificaciones de un pensamiento en permanente ebullición, que amalgama lo que tenemos de ridícula desdicha en unos tortuosos espacios que se divierten consigo mismos después de verse tan acicalados.
curr
Pintura, pues, que genera insolencias de hallazgos impenitentes para falsos penitentes y retablos para espectadores que con el agobio se toman un consuelo antes de la soga.
curro
Agua de lluvia caída a inicios del estío
sirve para lavar la cara y las manos de los hijos
para la perfección del sexo
y tal vez apaciguar la boca que se hunde
en el sexo palpitante.
(Sigfredo Ariel)

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s