MANUEL COUCEIRO PRADO (1923-1981) / DÉJALOS COMO ESTÁN

cou En la contemplación de la pintura percibimos hechos diferenciales, -especialmente cuando no son etnocéntricos-, notas que nos hacen ver raíces, adscripciones culturales, ancestrales, territoriales, míticas, etc. Es como un juego del que intuimos que si bien no hay reglas o si las hay no nos constan, sí hay líneas, urdimbres, tramas que nos inducen a seguirlo.
cou1
Que el cubano COUCEIRO lo ha jugado arriesgándose es totalmente cierto, como también lo es que lo ha hecho desafiando y envidando. Y si le ha salido bien es porque posee un sentido plástico consolidado y que bulle como un corazón liberado.
cou2
Aunque sus criaturas habiten por debajo no hay forma de saberlo, puesto que esos espacios pueden asimismo aparecer arriba, dedicándonos la verdad de su morfología, el encanto de su misterio y el saludo onírico de sus miradas cargadas de promesas sin cumplir y de extravíos a perseguir.
couceirox
Vivid, la vida sigue,
los muertos mueren y las sombras pasan;
lleva quien deja y vive el que ha vivido.
¡Yunques, sonad; enmudeced campanas!
(Antonio Machado)

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s