Mes: octubre 2013

GREGORIO VIGIL-ESCALERA (1950) / EL CAMINO ES EL ARTE

el-camino Lamento manifestaros, por todos los que os hayáis interesado por conseguir mi libro, “El Camino es el arte”, que la editorial, Efory Atocha, está actuando negligentemente en su colocación tanto en la red como en su presencia física en librerías. Confío en que a muy corto plazo se arregle o en todo caso lo reeditaré con otra Editorial más seria y de mayor garantía. Mis disculpas. Y muchas gracias.

ABEL BARROSO (1971) / AHÍ VIVIMOS

abel El cubano BARROSO está comprometido con una visión tangible, transgresora e ideológica del mundo y sus malditas divisiones, de sus desiguales riquezas y tecnologías, del poder que se corrompe y corrompe más con la codicia de ellas.
abel2
Por tanto, sus instalaciones de cartón piedra tan elocuentes y perceptibles vienen a poner de manifiesto el signo de los territorios y geografías más débiles, aprisionados entre la pobreza, la intolerancia, la incongruencia, el sometimiento y la resignación.
abel3
Aunque sus obras tenga esta marcada significación -¿y por qué no iban a tenerla?- no por ello está desposeídas de su halo de plasticidad y creatividad, todo lo contrario, sus propuestas y hallazgos en todo sus aspectos no renuncian a su propia poética de tiempos y espacios, de un lenguaje extraído de sus propias configuraciones formales y de sus alegorías y metáforas tan lúcidas.
abel6
He sorbido tu espíritu y de él nada queda: tu rostro
se parece hoy a nadie, a una persona
de ésas sin alma y rostro que vamos por la calle
cruzando nuestra vida para morir tan sólo.
(Leopoldo María Panero)

LISANDRO IVÁN CELLES MAYO (1983) / QUE NADIE TOQUE ESOS CUERPOS

lis Colores sombríos,lóbregos, con apuntes blancos (¿qué es lo que ocultan o en dónde ocultan?). Cuerpos de formas aparentemente andróginas y turbias, seres andrófilos que se estrechan o se unen en búsquedas desesperadas, desamparadas y ciegas.
lis1
Y un Martí desnudo de piel mestiza y de miembros alargados que nunca fue así sino todo lo contrario, en una postura tan forzada como delicada y hasta insinuante, nos conduce como un símbolo a un mundo donde Eros tiene una presencia absoluta y un dominio doliente.
lis2
La figuración, el dibujo son los elementos centrales que agigantan la proyección de la esencia narrativa, hacen que ella nos deje un poso oscuro en la mirada después de ver estas obras del cubano CELLES. Verbo y carne a fin de cuentas.
lis3
Dicen los otros, los más muertos
los que ya llevan tiempo y tiempo
aquí vengándose de Dios
que vendrá el Diablo, el buen Diablo
que vendrá el Diablo con más flores
de las que nadie puede traer.
(Leopoldo María Panero)

WILLIAN HERNÁNDEZ SILVA (1971) / ME RECREO

wilCuba es capaz de todo, de mezclar con solvencia continentes, culturas, iconografías, mixtificarlas, depurarlas, interpretarlas y al final imprimirles sus lenguajes y concepciones caribeñas, sus compases, sus experiencias y su creatividad mulata y vivificadora.
will
En el caso de la obra del cubano WILLIAM HERNÁNDEZ es como si nos situásemos ante un anacronismo que se presenta ahora, en este momento, ante nuestros ojos, con otra dimensión, la de producirse en una isla que lo absorbe y le da otro color y otra conjugación, que enlaza tradición clásica, sueño y preguntas sin respuestas.
william-hernandez-en-el-museo-luis-noboa-naranjo
Su ejecución es limpia, poderosa, idealista con retranca, como una gran pátina cromática y una figuración que emplea hábilmente distintos recursos y configuraciones. Y en definitiva no nos diluye ese sabor extraño al contemplarla.
william-hernandez-en-el-museo-luis-noboa-naranjo1
Quién sabe qué nos dijo, qué esperanza tenía,
y si a pesar de todo aún podemos
gracias a él, en los días de lluvia
cuando amenaza la soledad, y acechan
en la sombra los recuerdos,
confiar en el misterio de la muerte.
(Leopoldo María Panero)

JUAN MASSANA (1950) / LA PINTURA VIVE EN MÍ

mas La pintura del catalán MASSANA es una efusión detonante de trazos sobre la base de una técnica figurativa que cala hasta la sustancia táctil e incorpórea de lo representado.
mas2
Es una consagración de que tanto en sus retratos como en sus otra creaciones, la fuerza, la simiente cromática y el pathos conforman una obra que nos deja con una reminiscencia total a pie de boca.
mas3
Tal es su asimilación añadida del quehacer plástico, que solamente el cadáver de Francis Bacon nos deslumbra y conmueve debido a esa configuración que nos remite en un instante al pasado, al presente, incluso al futuro.
mas4
En el Metro vi a un hombre inmensamente bello
que miraba a los hombres como se mira a un pedo
en la calle vi a un hombre atrozmente hermoso
que tenía en la frente la cifra de justicia,
el blanco 5, el blanco número
que dividió a los cielos.
(Leopoldo María Panero)

NUEVAS ESTÉTICAS PARA LOS DEMONIOS

nicond Somos mitómanos porque no tenemos claro el origen y él nos lo da. Pero, por el contrario, nos deja sin el signo del final, de cuya referencia estamos huérfanos.
nidemoni
Y del final salen todas las sombras, en este momento ya con otra estética, pues hay que infundir modernidad a nuestros miedos, no sea que de quedarse tan obsoletos queden arrumbados.
nidia
Mas ¿por qué ahora nos empiezan a seducir las tinieblas y esos infiernos que a pesar de sus connotaciones están llenos de una luz abrasadora?
niextrate
¿Cómo nos podemos carbonizar y calcinar eternamente sin consumirnos? ¿Modificando el aspecto, la apariencia, la fisonomía, quizás?
niseol
Satán, Belcebú, Lucifer son los instintos, el deseo en todas sus formas pasionales, la magia, el desorden y la perversión. Yo conozco a muchos y ustedes también pero no son tan bellos como los que aparecen aquí fotografiados. Es una pena.
nizombis
Escribir en España es tener
hasta el borde en la sangre este alcohol de locura que ya
no justifica nada a nadie, ninguna sombra
de las que allí había al principio.
(Leopoldo María Panero)

SANTIAGO TALAVERA (1979) / ¿NO HAY NADIE?

santiagot1Se ve inicialmente como un mecano en que las piezas con esos colores tan perfectamente desmaterializados, perfumados y afectados, nos invita a una realidad que tiene interferencias íntimas con nuestra experiencia.
santiagot2
Después, cuando nos libramos de esa primera y pasajera impresión, advertimos que estamos en un entorno físico que descubre ilegitimidades, trampas, espacios y horizontes de falsos hábitats, de construcciones aparentemente ejemplares para destruirse en ellas (no en vano los derrumbes empiezan a ser visibles).
Santiagot3
La naturaleza imitativa de la verbena publicitaria de esta imágenes las hace más engañosamente encantadoras, si bien nuestra percepción cambia cuando observamos que hay en la superficie una carne rosada, putrefacta y negra.
sany
el día
en que se acaba la canción miras
a la mujer amada como a un viejo, y
con la cabeza entre las piernas,
frente al mundo abortado, lloras.
(Leopoldo María Panero).