ADRIÁN ESPINÓS (1985) / LO VISUAL ES UNA MARCA SIN FÍN

ad No tenemos ninguna razón para negarlo, cada obra de arte tiene su cosmos libre y, diríamos, su verdad propia. Y en las del alicantino ESPINÓS adquieren esa magia singular que nos envuelve mediante un artificio basado en la exploración de un material del que seguramente desconocíamos esa capacidad para hacerse a sí mismo.
ad1
Esos entes visuales tienen una visibilidad absoluta y en ella esconden por superflua todo su maquinaria interna, la que le da génesis y significante, que llega a relacionarse y asociacionarse con nuestra mirada interrogativa e inquisitiva.
ad2 Alcanzan la categoría de lo vivo y creativo, lo maravilloso y extraordinario, sin hacer malabarismos innecesarios y espasmódicos. Y son producto de las exploraciones del numen y la vigilia, que no siempre están despiertas, prefieren quedarse dormidas.
ad3
A no sé cuántos años
de la caída de mi carne
pedazos de lágrimas
gritan
por una esperanza
que prefirió morir un poco más tarde.
(Almelio Calderón)

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s