MANUEL PÁEZ ALVÁREZ (1976) / SOY UN OBSERVADOR

ma Me escuecen la mano y la retina. Ser observador y luego hallar esa magia pictórica para plasmar unas escenas que le dan vuelta al naturalismo me hacen ser objeto de mi propia desmesura. Al mirar creo, pero al pintar la invasión de esos espacios no quiere ser protagonista, renuncia y los reinventa.
ma1
Es un erotismo que hiere, un asombro que permanece perdurable, una penumbra que habla por sí sola, unos celajes que se encienden, unos desnudos que me apasionaría que fuesen mi homenaje como creador y servidor de ellos.
ma2
Por Dios, me dicen, estas panorámicas ya no deben ser objeto de la plástica, están muertas. Mentira les digo, mientras los ojos queden dentro de ellas, de su interioridad, del reverso y de la recreación que suponen, siguen estando vivas y así quedarán para siempre.
ma3
La vida, qué región esplendorosa.
¿Quién escruta la muerte, quién la tienta?
A la horca con él. ¿Quién piensa en esa
imposible quietud cuando es la hora
para cada uno de morder su fruta,
de usar su espejo, de gritar su grito,
de escupir a los cielos, de ir subiendo
de dos en dos todas las escaleras?
(Mario Benedetti)

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s