Alex PRUNÉS (1974) / SON BARCOS VARADOS

ale Matise le confesó una vez a Gillaume Apollinaire que nunca había escapado de la influencia de otros. Idéntica confesión podría haber hecho, sin menoscabo ninguno, el artista barcelonés PRUNÉS, que en su obra nos muestra, con una geografía admirable del color, como en los tiempos de la soledad caben metáforas indestructibles.
alex prunes (4)
Grandes espacios, globos suspendidos, mansiones aparentemente deshabitadas, como si hubiese una historia que ya no existe ni nadie para contarla. Solamente la plástica de unas imágenes desesperadamente bellas en su ocaso.
Alex Prunes (9)
No se encuentra únicamente una serena factura visual en estos trabajos, perfectamente concebida y pensada, sino la determinación de llegar a una simbología del lugar inexistente -aunque no lo sea- de tan solitario y al mismo tiempo tan permanente.
Alex%20Prunés%20CASA%20100x140
Olvídense de mí, de mi caliente
sistema muscular, de mi apellido
perdiéndose detrás de lo perdido
con una arruga en medio de la frente.
Juan G. Ferreyra Basso)

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s