ARNALDO ROCHE RABELL (1955) / CONFÍO EN QUE MI DRAMATURGIA SE QUEDE

arn Esta es una visión plástica de una tragedia antigua abierta a todo las confluencias caribeñas y tropicales. Los personajes gritan o callan pero se descubren a sí mismos y a sus enemigos, ya estén dentro o fuera. El color estalla, reverbera en tonos acuciantes u oscuros acorde con el martirio, la muerte y los acontecimientos. El retrato cumplió su destino, ya es híbrido y observa.
arn2
Sobre el puertorriqueño ROCHE y su obra podrán cavilarse miles de respuestas y críticas, pero seguro que todos los análisis coincidirán en la fuerza a un tiempo primitiva y actual de una imaginería que nos penetra, que revela lo oculto al mismo tiempo que lo evidente.
CIEGO
Sus técnicas de frotado forman parte de un proceso que va desvelando el misterio de la vida al borde de la muerte, la encarnación de la muerte cuando quiere ser vida, incluso estigmatizarla en el interior de unos espacios alucinados y hasta dolientes. Es un móvil más para apreciar la encarnadura pictórica y no dejarla nunca.
arnRoche Rabell, Arnaldo_-Puerto Rico_-l[1] (2)
SEÑOR, señora:
yo vendo amantes sin arrugas, recién lavados,
limpios.
Yo vendo amantes recién salidos de la plancha,
de la lavandería.
Yo vendo amantes y mantas para camas largas y
anchas,
como enormes planicies, como estepas, como
tumbas.
(Antonio Quintana)

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s