ALEJANDRO AGUILERA (1964) / ME HAN DICHO QUE LES BUSCASE

  • Son iconos fraguados como Frankestein. Pedazos de aquí, pedazos de allá, materiales que se dejan tallar en pos de una armonía, de un fin representativo que manifieste toda su voluntad de ser. 

Está claro que la materia tiene una fuerza alusiva y sugestiva que transforma la superficie en un campo poblado de imágenes y que libera la imaginación creadora.

El cubano AGUILERA es un gran ejemplo en ese sentido, porque sin despreciar su labor artesanal, su domino del oficio, sino todo lo contrario, nos ofrece la vitalidad y el vigor de unas esculturas que habitan el misterio y el silencio ocultos. 

Pronto se vio que la luna

era una calavera de caballo

y el aire una manzana oscura.

(Federico García Lorca)

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s