TOÑO CAMUÑAS / ¿ME INVITAS?

Vivencias Plásticas

La estética de barrio es un descubrimiento que cada día asombra más sin ser menos. Su imaginario es una catedral invertida de bendiciones que nos infecta, como espectadores, de morfologías ávidas, de líbidos mutantes y de semblanzas que son el reflejo de pieles sarnosas, bellas y desenfrenadas.
El que CAMUÑAS sea un prodigioso dibujante importa, e importa mucho. El que se sostenga en el delirio también influye, pues cada obra es un campo de exterminio y éxtasis, factores emblemáticos de un trabajo que adquiere visos de jugar a estar fuera de la creatividad y vaya que si está dentro.
Desde el entendimiento artístico actual es una sucesión iconoclasta que nos toca mirar con extrañamiento, algo que se concibe como un foco de marginación y enajenación. Desde una lectura litúrgica admiraremos que un misal tan exultante, descarnado, descarado y de matriz tan visitada sea tan ortodoxo en el complejo crítico, humanizador…

Ver la entrada original 120 palabras más

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s